Go Back
Imprimir
5 de 3 votos

Garbanzos con espinacas

(cocido fácil, rápido y sin grasa, apto para veganos)
Cocido fácil y sin grasa de garbanzos con espinacas
Preparación5 minutos
Cocción20 minutos
Tiempo total25 minutos
Nº de raciones: 6
Coste por ración: 0,36 €
Autor: Rubén Durán

Ingredientes:

  • 500 gramos de garbanzos (secos; a remojo según indicaciones del paso 1) (ver nota 1)
  • 3 cucharadas soperas (45 ml) de aceite de oliva virgen extra
  • 4 dientes de ajo (pelados y cortados a la mitad)
  • 1 rebanada de pan del día anterior (o tierno si no tenemos duro)
  • 2 cucharaditas o cucharas de postre de pimentón dulce
  • 300 gramos de espinacas (ver nota 2)
  • Agua del remojo de los garbanzos
  • 1 cucharadita o cuchara de postre de comino (en grano o en polvo)
  • 1 cucharadita o cuchara de postre de sal (o al gusto)
  • 1 punta o cuchara de café de pimienta blanca recién molida (o 6 vueltas de molinillo)
  • Huevo cocido (opcional)
  • Perejil (opcional)

Nota para celíacos:

  • Eliminar el pan o utilizar uno apto para celíacos

Elaboración:

  • Dejamos en remojo los garbanzos durante la noche anterior (unas 12 horas bastarán) en agua tibia suficiente para que queden cubiertos y no se sequen.
  • En una olla a fuego medio, calentamos el aceite, agregamos los dientes de ajo y sofreímos hasta que estén dorados. Los sacamos y reservamos.
  • Agregamos la rebanada de pan y la doramos por ambos lados. La sacamos y reservamos.
  • Añadimos el pimentón dulce y lo tostamos ligeramente. Hacedlo a fuego suave porque se puede quemar fácilmente.
  • Seguidamente, volvemos a subir a fuego medio y agregamos las espinacas, los garbanzos escurridos y cubrimos con agua del remojo de los garbanzos.
  • Condimentamos con comino, sal y pimienta. Removemos.
  • Tapamos la olla y cocemos a fuego medio hasta que los garbanzos estén tiernos. En mi caso, utilizo olla rápida y 20 minutos de cocción en vitrocerámica desde que la válvula alcanza la posición deseada (la dos) hasta que apago la fuente de calor. Dejo que la válvula baje por sí sola (sin forzarla ni enfriarla aceleradamente) sin retirar la olla del fogón ya apagado, aprovechando así el calor residual de la vitrocerámica.
  • Mientras cuecen los garbanzos, vertemos en un mortero los dientes de ajo y la rebanada de pan y machacamos hasta conseguir una pasta. También se puede triturar con la batidora añadiendo un poco del agua de cocción de los garbanzos.
  • Agregamos el majado a los garbanzos ya cocidos y mezclamos bien. Una vez servido, se puede añadir huevo cocido y perejil picados.

Notas:

1. Es posible recurrir a garbanzos «de bote» (ya cocidos), aunque yo utilizo garbanzos secos por los motivos que os indico en la entrada «Garbanzos cocidos (para hummus y ensaladas)».
2. Podéis usar espinacas frescas o congeladas. Yo recomiendo las congeladas por todas las ventajas de las verduras ultracongeladas que os cuento en la entrada «Ensaladilla ultracongelada: más rápida y saludable». Si usamos espinacas congeladas, podemos verterlas congeladas o descongeladas; en este último caso, dejar descongelando en la nevera desde el día anterior.