Cocer pasta correctamente, rápido, fácil y ahorrando

Cocer pasta correctamente
Compártelo en:

Hoy os traigo un «truquito» muy sencillo para cocer pasta correctamente y de una forma rápida, sencilla y económica. Como ya sabéis, me gusta pensar en el porqué de las cosas e intentar hacerlas de forma diferente para que cocinar sea más fácil, ahorrar tiempo y dinero. Pues este truco es un ejemplo de ello: probé un cambio, salió fetén y hoy quiero compartirlo con vosotros.

Igual que siempre, pero con pequeños cambios.

Seguiremos usando lo mismo de siempre para cocer la pasta (una olla, un cucharón, agua y sal) y el procedimiento será básicamente el mismo.

Solo tenemos que hacer unos pequeños cambios y eliminar algunos «malos» hábitos para poder cocer pasta correctamente, ahorrando tiempo y dinero y ensuciando menos nuestra cocina.

Dos cosas a tener en cuenta antes de cocer.

En primer lugar, debemos utilizar una olla que tenga tapadera. Parece una tontería, pero mucha gente cuece la pasta sin tapar y este es un paso crucial, como veremos más adelante.

En segundo lugar, debemos atender a los tiempos de cocción que nos indica el fabricante en el envase, así como a la proporción de agua respecto a la cantidad de pasta a cocer. Son datos a los que no solemos hacer caso, pero que tienen su importancia.

En cuanto a la cantidad de agua, la proporción suele ser de 1 litro por cada 100 gramos de pasta. Por tanto, si preparamos 500 gramos, necesitaremos unos 5 litros de agua.

En cuanto al tiempo de cocción, los envases suelen indicar dos: un primer tiempo más corto para conseguir una pasta «al dente», y un segundo tiempo más largo para conseguir una pasta más suave. Podéis quedaros con el que más os guste, porque el truco vale para los dos casos.

Una recomendación sobre el grado de cocción de la pasta.

Personalmente, yo prefiero la pasta «al dente». Por un lado, me gusta mucho más la textura en boca de una pasta firme que la de una pasta demasiado blanda y que se deshace.

Por otro lado y más importante, la pasta cocinada «al dente» es más beneficiosa para nuestro organismo. Esto es así porque los hidratos de carbono que contiene son absorbidos más lentamente por nuestro cuerpo, proporcionándole la energía que necesita de una forma más gradual y prolongada. De esta manera, nos sentiremos más saciados y evitaremos ingerir calorías de más.

Por contra, los hidratos de una pasta cocida en exceso son de absorción más rápida. Esto supone que la cantidad de azúcar en nuestra sangre subirá mucho en poco tiempo, obligando a nuestro páncreas a trabajar en exceso. Y luego caerá en picado, volviendo a tener hambre poco después de la ingesta.

Los pasos para cocer pasta correctamente y ahorrar.

Una vez que tenemos los datos de tiempo y cantidad de agua, este es el procedimiento a seguir:

1. Verter en la olla el agua necesaria, a poder ser, caliente para que hierva en menos tiempo.

2. Colocar la olla sobre la fuente de calor a máxima potencia y taparla. Un gesto tan simple como este va a acelerar el proceso de calentamiento y conseguiremos que el agua hierva antes. Un gesto tan simple como lógico, porque… ¿no es un poco tonto querer calentar algo y no hacer todo lo posible por que el calor no se escape? Pues es lo que hacemos si no tapamos: dejar que se escape la mayor parte del calor.

Pero es normal: seguro que os pasa como a mí, que nunca ponía la tapa por miedo a que el agua comenzara a burbujear sin control y se desbordara. Pero os aseguro que el agua se calienta mucho más rápido con la tapa y que, sin necesidad de destapar, sabréis que está a punto de hervir por el sonido.

3. En cuanto el agua esté hirviendo, destapar, echar la sal, añadir la pasta, remover, tapar de nuevo y… apagar el fuego. No importa que el agua deje de hervir al añadir la pasta: solo hay que remover, tapar y apagar el fuego sin necesidad de esperar a que vuelva a hervir.

La clave del truco: tapar y apagar el fuego.

4. Mantener así el tiempo que indique el fabricante en el envase (el tiempo corto para una pasta «al dente» o el tiempo largo para una pasta más suave) menos un minuto. Por ejemplo, si el envase indica 8 minutos para pasta «al dente», dejaremos la pasta en el agua caliente con el fuego apagado y la olla tapada durante 7 minutos. Si indica 12 minutos para una pasta más suave, la dejaremos 11.

Esta es la clave del truco: apagar el fuego y mantener la olla tapada el tiempo adecuado. Os aseguro que el calor que ha acumulado el agua es suficiente para que la pasta se cueza sin necesidad de aportarle calor adicional. Es más: si nos descuidamos y excedemos el tiempo, la pasta se pasará de cocción, quedando demasiado tierna o pastosa.

Una vez que el agua alcanza los 100 ºC y comienza a hervir, al taparla se mantendrá a una temperatura suficientemente alta durante el tiempo necesario para que la pasta quede perfectamente cocida. Además, en caso de usar placa vitrocerámica, estamos aprovechando el calor residual.

Últimos pasos para cocer pasta correctamente.

5. Aunque debemos mantener la olla tapada durante todo el tiempo, en el caso de pasta de formato largo (espagueti, tallarines, etc.), debemos destapar y remover un par de veces para evitar que se pegue. Pero hay que volver a tapar rápidamente para no perder mucho calor.

¿Enfriar la pasta con agua fría una vez cocida?: ¡no!

6. Pasado el tiempo (ni un segundo más, porque, como decíamos, corremos el riesgo de sobrecocer la pasta), debemos escurrir la pasta y dejarla reposar sin refrescar. Es decir, no debemos lavar la pasta cocida bajo el chorro de agua fría. El motivo es doble.

Por un lado, estamos aprovechando el calor y la humedad que aún conserva la pasta para que se termine de cocer (por eso en el paso 4 restamos un minuto al tiempo recomendado por el fabricante; es algo similar a lo que hacemos con el arroz al dejarlo reposar tras la cocción).

Por otro lado, si refrescamos la pasta, el exceso de agua impedirá que la salsa que usemos quede adherida e impregne la pasta, obteniendo un plato aguado y con menos sabor.

¿Añadir aceite al agua de cocción?: no, mejor a la pasta ya escurrida.

7. Una vez más o menos fría, verter la pasta en el recipiente en el que la vamos a conservar y tapar, no sin antes añadir un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y remover para que quede suelta y no se pegue ni apelmace. De esta manera, podremos conservarla en la nevera durante días.

Muchas veces se aconseja añadir el aceite en el agua de cocción para que la pasta no se pegue. Sin embargo, es un truco nada efectivo y lo único que conseguimos es desperdiciar aceite al escurrir el agua.

Para evitar que se pegue, es más efectivo remover la pasta durante la cocción (solo es necesario en el caso de pastas largas, como ya hemos dicho) y añadir el aceite una vez escurrida, porque es al enfriarse cuando suele pegarse.

¿Y cuánta sal?

Finalmente y para completar el consejo, hablemos de la cantidad de sal a utilizar para cocer la pasta.

En principio, yo no mido la cantidad porque, por salud, prefiero quedarme corto aunque la pasta quede algo sosa. Pero podéis añadir sal al gusto o en proporción a la cantidad de agua, que suele ser aproximadamente una cucharadita (unos 7 gramos) por cada litro de agua.

De todas formas, no es algo que deba preocuparos en exceso, porque gran parte de la sal se quedará en el agua y solo una pequeña parte será absorbida por la pasta. Eso sí: no os paséis y dejéis la pasta incomible por salada.

Fácil y efectivo.

De esta forma tan sencilla, con dos o tres pequeños cambios en nuestra forma habitual de cocer pasta, hemos ahorrado algo de tiempo de cocción, mucho tiempo de calentamiento (con el ahorro energético que ello supone) y no hemos generado nada de vapor, ganando en limpieza y evitando ruido del extractor. Aunque para muchos puede resultar una tontería, si aplicamos este truco siempre que cocemos pasta, la suma del ahorro a lo largo de un tiempo puede ser relevante.

Y la pasta estará perfectamente cocida, en mi caso, «al dente», más saciante y saludable, perfecta para una rica ensalada o para acompañarla de una deliciosa salsa de tomate preparada en 10 minutos en el microondas.

Resumen del proceso y vídeo demostrativo.

Para acabar, os resumo los pasos sin explicaciones añadidas para que podáis seguirlos fácil y directamente. También os dejo un vídeo explicativo de corta duración con todo el proceso para cocer pasta correctamente.

Espero que os sea útil y que sigáis leyendo mis entradas nuevas y las ya publicadas. Recordad que podéis contactarme a través de los comentarios y suscribiros para recibir puntualmente las nuevas entradas. También podéis seguirme en las redes sociales (Facebook, Twitter y YouTube).

Cómo cocer pasta correctamente. Pasos resumidos:

  1. Llenar la olla con 1 litro de agua (si es caliente, mejor) por cada 100 gramos de pasta.
  2. Tapar y calentar con el fuego al máximo.
  3. Cuando hierva, destapar, añadir unos 7 gramos de sal por litro de agua, la pasta, remover, volver a tapar y apagar el fuego.
  4. Dejar así durante el tiempo indicado por el fabricante menos 1 minuto.
  5. En caso de pasta larga, remover un par de veces a lo largo de este tiempo, pero volver a tapar rápidamente para no perder mucho calor.
  6. Pasado el tiempo justo, escurrir la pasta y dejar reposar sin refrescar.
  7. Una vez más o menos fría, verter en el recipiente donde se va a guardar, añadir un chorro de aceite de oliva virgen extra, remover y tapar.
Volver a inicio.

Compártelo en:

2 comentarios en “Cocer pasta correctamente, rápido, fácil y ahorrando”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Rubén Martínez Durán.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

SUSCRÍBETE

No recibirás publicidad, solo las nuevas entradas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad