Roscón de Reyes tradicional en panificadora o en horno

Roscón de Reyes tradicional en panificadora o en horno
Compártelo en:

Bienvenidos a Cocina Fetén. Hoy vamos a preparar un delicioso roscón de Reyes totalmente tradicional. Os aseguro que la textura os quedará igual que un roscón del supermercado, pero con un sabor mucho más intenso y delicioso, y, por supuesto, mucho más sano y natural, sin ingredientes artificiales. Además, os daré las indicaciones para hacer este Roscón de Reyes tradicional en panificadora o en el horno.

Comer dulces no está reñido con cuidarse… si son caseros.

Desde hace unos años, cada vez me preocupa más mi alimentación y he ido dejando de comprar productos con exceso de aditivos e ingredientes artificiales. En el caso de los dulces, esto lo he llevado al extremo, evitando totalmente la bollería industrial, con exceso de azúcares y grasas saturadas. Pero esto no significa que haya dejado de disfrutar de un buen dulce; simplemente, me lo hago yo mismo y así controlo el tipo de grasa y la cantidad de azúcar que lleva.

Así que, como el roscón de Reyes es imperdonable, llevo varios años haciéndolo yo mismo en el horno y con resultados buenísimos.

Pero este año tengo una novedad, y es hacer el roscón en la panificadora que recientemente he adquirido. Y el resultado ha sido igual de espectacular, pero con un montón de ventajas respecto a hacerlo en el horno.

Ventajas de hacerlo en panificadora.

Elaborar un roscón no es nada difícil, pero requiere una serie de pasos que hay que controlar bien: el día antes, preparar un prefermento e infusionar y aromatizar la leche; y al día siguiente, mezclar, amasar, fermentar y hornear.

La panificadora nos permite hacer todo el proceso de mezcla, amasado, fermentado y horneado vertiendo todos los ingredientes directamente en su cubeta, sin manchar nada más y sin tener que amasar a mano. Esto es una grandísima ventaja, porque la masa del roscón es bastante pegajosa, lo que dificulta un poco el trabajo manual.

La única desventaja es que fermentando y horneando en la panificadora no vamos a conseguir la típica forma de rosca, sino un aspecto más similar al panettone o a un plum-cake. Pero esta es la única diferencia con respecto a cualquier otro roscón, porque de textura y sabor está increíble.

Y si no queréis dejar de disfrutar de la forma de rosca, es posible hacer las primeras fases (mezclado y amasado) en la panificadora, y luego hacer el resto de pasos (dar forma, fermentar y hornear) fuera, como vamos a ver a continuación.

También se puede hacer en el horno.

Para los que no tengáis panificadora, podéis disfrutar de la receta igualmente, porque os daré indicaciones para hacer todos los pasos de manera tradicional y usando el horno. En este caso, sí que podéis darle forma de rosca.

De todas formas, como os decía, la masa es muy pegajosa y será más fácil hacerlo en moldes de plum-cake, evitando así tener que tocarlo en exceso. En este caso, puede ser conveniente dividir la masa en dos plum-cake, que podéis hornear al mismo tiempo.

Decoración al gusto.

Finalmente, podréis decorar el roscón como más os guste, sin tener que sufrir los horribles rellenos que a veces traen los roscones industriales. Incluso, podéis hacer diferentes decoraciones en un mismo roscón o dividirlo en varias porciones y decorarlas después al gusto de cada comensal.

Yo lo he cubierto con frutas confitadas del supermercado (las he encontrado naturales y sin aditivos) y almendras naturales picadas que he pelado y tostado (podéis ver cómo hacerlo en la entrada «Cómo pelar y tostar almendras fácil y rápido»).

Además, también podéis cortarlo transversalmente y añadirle el relleno que más os guste: nata, trufa, crema pastelera… Aunque yo no lo he hecho porque me encantan el sabor y el aroma que tiene este roscón casero y prefiero disfrutar de ellos sin más azúcares.

Recomendaciones para su conservación.

Finalmente, una recomendación para conservar el roscón fresco y esponjoso por más tiempo: guardadlo en una bolsa de plástico hermética (por ejemplo, de congelar). Podéis cortarlo en porciones para guardarlo en diferentes bolsas y así abrir solo la que vayáis a consumir. De esta forma, veréis que no se reseca aunque pasen varios días.

En caso de rellenar con alguna crema, habrá que conservarlo en la nevera permanentemente.

No solo más sano y delicioso, sino… increíblemente más barato.

Vamos ya con la receta de este delicioso Roscón de Reyes tradicional en panificadora o en horno, que tiene un coste total (sin decoración) de solo 2,69 € por kilogramo de roscón, increíblemente inferior al de cualquier roscón de supermercado, que además lleva ingredientes de inferior calidad.

En primer lugar, os dejo la receta en panificadora. Más abajo podéis encontrar la receta en horno.

Espero que os guste y que sigáis leyendo mis entradas nuevas y las ya publicadas. Recordad que podéis contactarme a través de los comentarios y suscribiros para recibir puntualmente las nuevas entradas. También podéis seguirme en las redes sociales (Facebook, Twitter y YouTube).

Imprimir
5 de 1 voto

Roscón de Reyes tradicional en panificadora

En la panificadora no vamos a conseguir la típica forma de rosca, sino un aspecto más similar al panettone o a un plum-cake, pero esto no afecta ni al sabor ni a la textura, que quedarán idénticos al de un buen roscón. Y si no queréis dejar de disfrutar de la forma de rosca, es posible hacer las primeras fases (mezclado y amasado) en la panificadora, y luego hacer el resto de pasos (dar forma, fermentar y hornear) fuera, como os indico en el paso 5.
Roscón de Reyes tradicional en panificadora o en horno
Preparación3 horas 10 minutos
Cocción35 minutos
Tiempo total3 horas 45 minutos
Nº de raciones: 15
Coste por ración: 0,18 € (2,69 €/kg de roscón sin decoración)
Autor: Rubén Durán

Ingredientes:

  • Para 1 kilogramo de roscón en una panificadora con una cubeta de 1,5 kilogramos de capacidad máxima; si vuestra panificadora es de una capacidad máxima diferente, tendréis que usar las cantidades proporcionales de cada ingrediente.

Para infusionar la leche (día anterior):

  • 125 gramos de leche (entera, semi o desnatada)
  • 1 rama de canela
  • 1 limón (la ralladura)
  • 1 naranja (la ralladura)

Para el prefermento (día anterior):

  • 100 gramos de harina de trigo (normal o floja)
  • 60 gramos de leche (entera, semi o desnatada)
  • 2 gramos de levadura fresca de panadería (o 0,7 gramos de levadura seca de panadería)

Para la masa:

  • Prefermento (el elaborado el día anterior)
  • Leche infusionada (la preparada el día anterior)
  • 1 cucharada (15 mililitros) de agua de azahar (ver nota 1)
  • 2 cucharadas (30 mililitros) de anís (también vale ron o brandy) (ver nota 2)
  • 15 gramos de levadura fresca de panadería (o 5 gramos de levadura seca de panadería)
  • 60 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 2 huevos (batidos)
  • 70 gramos de azúcar
  • 350 gramos de harina de fuerza
  • 5 gramos de sal

Para la decoración:

  • 1 huevo (batido, para pintar)
  • Fruta confitada (opcional)
  • Almendras naturales peladas, tostadas y picadas (opcional) (ver nota 3)
  • Azúcar (opcional)

Elaboración:

  • La noche anterior, infusionamos la leche con la rama de canela y las ralladuras de limón y naranja. Para ello, volcamos todos los ingredientes en un recipiente apto para microondas y calentamos a potencia máxima durante algo menos de 3 minutos, hasta que veamos que la leche empieza a hervir. En ese momento, tapamos bien y dejamos enfriar. Una vez templado, lo introducimos en la nevera hasta el día siguiente.
  • La noche anterior también, añadimos en un bol los ingredientes del prefermento, mezclamos bien (pudiendo hacerlo también con las manos) y lo guardamos en un táper bien cerrado en la nevera hasta el día siguiente.
  • Al día siguiente, preparamos la masa en la cubeta de la panificadora. Para ello, colocamos las paletas mezcladoras y empezamos añadiendo el prefermento preparado el día anterior. Lo añadimos directamente de la nevera troceándolo con la mano. Después, añadimos la leche infusionada (tras retirar la rama de canela), el agua de azahar, el anís, la levadura, la mantequilla del tiempo y en dados para facilitar su integración, los huevos cascados y batidos, el azúcar, la harina y la sal.
  • Colocamos la cubeta dentro de la panificadora y llevamos a cabo el siguiente proceso con la panificadora cerrada: 15 minutos de amasado, 10 minutos de reposo y otros 15 minutos de amasado.
  • Una vez finalizado y con las manos untadas con un poco de aceite para que no se nos pegue la mezcla, quitamos las paletas mezcladoras y apretamos un poco la masa para que quede bien repartida por toda la cubeta (ver nota 4).
  • A continuación, llevamos a cabo un programa de fermentación durante 2 horas con la panificadora cerrada. En algunos aparatos, el programa de fermentación es similar al de hacer yogur, pero si vuestra panificadora no tiene un programa de fermentación en el que podáis controlar el tiempo, podéis dejar la masa dentro de la panificadora cerrada y apagada hasta que se eleve hasta casi el borde de la cubeta. En este caso, debéis hacerlo en un ambiente que no esté muy frío, porque de lo contrario tardaría mucho tiempo en subir la masa. Normalmente, tardará unas 2 horas, pero debéis controlar que no se desborde.
  • Finalizada la fermentación, sacamos la cubeta de la panificadora y pintamos la superficie de la masa con huevo batido para que se dore durante el horneado. Además, decoramos con lo que más nos guste. Yo lo he hecho con fruta confitada, con almendras naturales que he pelado, tostado y picado (ver nota 3), y espolvoreando un poco de azúcar.
  • Volvemos a meter la cubeta en la panificadora y horneamos durante 35 minutos.
  • Finalizado el horneado, desmoldamos con cuidado de no quemarnos y dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla antes de cortarlo o rellenarlo.
  • Podemos cortar el «roscón» transversalmente y rellenarlo con nuestra crema favorita: chantillí, trufa, merengue, crema pastelera… Yo no lo he hecho porque me encanta el sabor y el aroma que tiene este roscón casero y prefiero disfrutar de ellos sin más azúcares.

Notas:

1. Si no tenéis agua de azahar, se puede sustituir por la misma cantidad de aroma de vainilla o leche.
2. Si no tenéis o no queréis usar licor, sustituidlo por la misma cantidad de leche.
3. Podéis ver cómo pelar y tostar almendras naturales fácil y rápidamente en la entrada «Cómo pelar y tostar almendras fácil y rápido».
4. La receta está hecha para fermentar y hornear en la panificadora, por lo que no obtendremos la forma de rosca. Si queréis conseguir esa forma, podéis obviar este paso 5 y pasar directamente al paso 5 de la receta del roscón en horno.
5. Para conservar el roscón fresco y esponjoso por más tiempo, guardadlo en una bolsa de plástico hermética (por ejemplo, de congelar). Podéis cortarlo en porciones para guardarlo en diferentes bolsas y así abrir solo la que vayáis a consumir. De esta forma, veréis que no se reseca aunque pasen varios días. En caso de rellenar con alguna crema, habrá que conservarlo en la nevera.
Imprimir
5 de 1 voto

Roscón de Reyes tradicional en horno

Roscón de Reyes tradicional en panificadora o en horno
Preparación3 horas 25 minutos
Cocción20 minutos
Tiempo total3 horas 45 minutos
Nº de raciones: 15
Coste por ración: 0,18 € (2,69 €/kg de roscón sin decoración)
Autor: Rubén Durán

Ingredientes:

  • Para 1 kilogramo de roscón.

Para infusionar la leche (día anterior):

  • 125 gramos de leche (entera, semi o desnatada)
  • 1 rama de canela
  • 1 limón (la ralladura)
  • 1 naranja (la ralladura)

Para el prefermento (día anterior):

  • 100 gramos de harina de trigo (normal o floja)
  • 60 gramos de leche (entera, semi o desnatada)
  • 2 gramos de levadura fresca de panadería (o 0,7 gramos de levadura seca depanadería)

Para la masa:

  • Prefermento (el elaborado el día anterior)
  • Leche infusionada (la preparada el día anterior)
  • 1 cucharada (15 mililitros) de agua de azahar (ver nota 1)
  • 2 cucharadas (30 mililitros) de anís (también vale ron o brandy) (ver nota 2)
  • 15 gramos de levadura fresca de panadería (o 5 gramos de levadura seca depanadería)
  • 60 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 2 huevos (batidos)
  • 70 gramos de azúcar
  • 350 gramos de harina de fuerza
  • 5 gramos de sal

Para la decoración:

  • 1 huevo (batido, para pintar)
  • Fruta confitada (opcional)
  • Almendras naturales peladas, tostadas y picadas (opcional) (ver nota 3)
  • Azúcar (opcional)

Elaboración:

  • La noche anterior, infusionamos la leche con la rama de canela y la ralladura de limón y naranja. Para ello, volcamos todos los ingredientes en un recipiente apto para microondas y calentamos a potencia máxima durante algo menos de 3 minutos, hasta que veamos que la leche empieza a hervir. En ese momento, tapamos bien y dejamos enfriar. Una vez templado, lo introducimos en la nevera hasta el día siguiente.
  • La noche anterior también, añadimos en un bol los ingredientes del prefermento, mezclamos bien (pudiendo hacerlo también con las manos) y lo guardamos en un táper bien cerrado en la nevera hasta el día siguiente.
  • Al día siguiente, preparamos la masa en un bol. Para ello, empezamos añadiendo el prefermento preparado el día anterior. Lo añadimos directamente de la nevera troceándolo con la mano. Después, añadimos la leche infusionada (tras retirar la rama de canela), el agua de azahar, el anís, la levadura, la mantequilla del tiempo y en dados para facilitar su integración, los huevos cascados y batidos, el azúcar, la harina y la sal. Mezclamos todo hasta que esté bien integrado.
  • Amasamos durante 10 minutos con las manos y la mesa enharinadas. Dejamos reposar 10 minutos dentro del bol y volvemos a amasar a mano otros 10 minutos. Finalmente, dejamos reposar 30 minutos en el bol.
  • Con las manos y la mesa enharinadas, cogemos la masa y le damos forma de rosca haciendo un agujero en el centro y estirando poco a poco con las manos hacia el exterior, con cuidado de no desgarrar la masa. Colocamos el roscón sobre la bandeja del horno forrada con papel de hornear.
    Como la masa es bastante pegajosa y puede resultar algo complicado trabajarla, otra opción es hacer el «roscón» en dos moldes de plum-cake (ya que en uno se puede llegar a desbordar). Para ello, untamos los moldes con un poco de aceite y, tras el segundo amasado del paso anterior, dividimos la masa en dos y colocamos cada mitad en un molde. Apretamos un poco la masa para que quede bien repartida por todo el molde y dejamos reposar 30 minutos. En este caso, como en el de la panificadora, no obtendremos la forma de roscón, pero esto no afecta ni al sabor ni a la textura, que quedarán idénticos al de un buen roscón.
  • A continuación, dejamos fermentar durante 2 horas en una zona cálida de la cocina o en el interior del horno apagado, hasta que la masa duplique su volumen.
  • Finalizada la fermentación, pintamos la superficie de la masa con huevo batido para que se dore durante el horneado. Además, decoramos con lo que más nos guste. Yo lo he hecho con fruta confitada, con almendras naturales que he pelado, tostado y picado (ver nota 3), y espolvoreando un poco de azúcar.
  • Con el horno precalentado a 180 ºC, colocamos la bandeja o los dos plum-cakes en la parte más baja y horneamos durante 20 minutos a 180 ºC con calor arriba y abajo y la opción turbo desactivada para evitar que se reseque. Si al final de los 20 minutos se estuviera tostando demasiado, apagamos la parte superior del horno y dejamos calor solo por abajo hasta finalizar el tiempo.
  • Finalizado el horneado, sacamos de la bandeja o de los moldes y dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla antes de cortarlo o rellenarlo.
  • Si se quiere rellenar, podemos cortar el «roscón» transversalmente y rellenarlo de nuestra crema favorita: chantillí, trufa, merengue, crema pastelera… Yo no lo he hecho porque me encantan el sabor y el aroma que tiene este roscón casero y prefiero disfrutar de ellos sin más azúcares.

Notas:

1. Si no tenéis agua de azahar, se puede sustituir por la misma cantidad de aroma de vainilla o de leche.
2. Si no tenéis o no queréis usar licor, sustituidlo por la misma cantidad de leche.
3. Podéis ver cómo pelar y tostar almendras naturales fácil y rápidamente en la entrada «Cómo pelar y tostar almendras fácil y rápido».
4. Para conservar el roscón fresco y esponjoso por más tiempo, guardadlo en una bolsa de plástico hermética (por ejemplo, de congelar). Podéis cortarlo en porciones para guardarlo en diferentes bolsas y así abrir solo la que vayáis a consumir. De esta forma, veréis que no se reseca aunque pasen varios días. En caso de rellenar con alguna crema, habrá que conservarlo en la nevera.
Volver a inicio

Compártelo en:

5 comentarios en “Roscón de Reyes tradicional en panificadora o en horno”

    1. Sí, sí, requiere unos cuantos pasos, pero es fácil de hacer. Ojalá te animes y lo pruebes, porque huele… y sabe… Mmmm 🙂
      ¡Gracias a ti por el comentario! Y que los Reyes se porten muy bien.

    1. ¡Muchas gracias, Belén! Tienes que animarte y probar, que está buenísimo. Yo ya voy por el segundo roscón este año, jajajaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




SUSCRÍBETE

No recibirás publicidad, solo las nuevas entradas