Mantecado de Avilés tradicional (bollo de Pascua)

Mantecado de Avilés tradicional o bollo de Pascua
Compártelo en:

Si queréis hacer postres típicos de Semana Santa originales, este año os traigo la auténtica receta del mantecado de Avilés tradicional o bollo de Pascua. Delicioso y con un toque especial que lo hace único. La receta del mejor bollo de Pascua asturiano y, probablemente, del mundo. ¡No dejéis de probarlo porque es muy fácil de hacer y os sorprenderá!

Bienvenidos a Cocina Fetén. Un año más, se acerca la época de elaborar dulces de Semana Santa o de Pascua. El año pasado, cuando comenzaba con el blog, os traje un postre típico de mi ciudad natal, Puerto Real (Cádiz): los «corrucos», un dulce diferente de cualquier otro, hecho a base de cacahuete. Están buenísimos y os invito a volver a hacerlos («Corrucos: un dulce de Semana Santa diferente»).

Este año os traigo un postre típico de mi ciudad de adopción: el Mantecado de Avilés tradicional (o Mantecado Imperial de Avilés), que es el bollo de Pascua que los padrinos y madrinas de la ciudad solían entregar a sus ahijados el domingo de Pascua. Hoy en día se ha convertido en un postre típico de Semana Santa que todo el mundo compra o elabora, porque está buenísimo.

Un dulce con varios pisos.

El mantecado de Avilés tradicional o bollo de Pascua se elabora con varios moldes con forma de estrella de cuatro puntas redondeadas o de trebol de cuatro hojas, pero cada uno de un tamaño diferente.

moldes para mantecado de aviles tradicional o bollo de pascua
Moldes para elaborar el mantecado de Avilés tradicional o bollo de Pascua (cortesía de María Eugenia Vega Álvarez).

Así se obtienen varios mantecados de diferente tamaño, que se superponen en vertical formando un único dulce de varios pisos. Después se glasea y se decora con figuritas de chocolate u otro tipo de dulces y figuras decorativas.

Mantecado de Avilés tradicional o bollo de Pascua
Vista de un mantecado de Avilés tradicional (cortesía de María Eugenia Vega Álvarez).
Mantecado de Avilés tradicional o bollo de Pascua
Vista de otro bollo de Pascua de Avilés.

Aunque lo podemos encontrar durante todo el año, se trata de un dulce típico de Semana Santa. Es en esa época cuando se vende masivamente en todas las pastelerías y confiterías de la ciudad y alrededores, aunque tiene un alto precio, debido a su alta demanda.

Una receta sencilla y rápida con un resultado sorprendente.

Por eso y porque está buenísimo, os voy a facilitar la receta para que todos podamos elaborarla de una manera muy fácil y rápida, y disfrutemos de tan rico postre ahorrándonos un buen pellizco. Por solo 3 € tendremos un Mantecado de Avilés de aproximadamente 1 kilogramo (entre 8 y 10 raciones). ¿Sabéis qué precio tiene en la calle? La media es de unos 25 € por kilogramo. ¡Nos ha salido un 88% más barato que en la tienda! Y es mucho más sano y tan rico o más que el de cualquier pastelería.

Yo no había probado a hacer la receta del bollo de Pascua de Avilés hasta hace poco, y me he quedado maravillado de lo fácil y rápido que es y el sorprendente sabor que tiene, sobre todo si hacéis el glaseado como os voy a indicar. Le da un toque increíble que lo convierte en un dulce aún más maravilloso, ideal para comer solo o mojarlo en el café del desayuno o la merienda.

He encontrado por la red recetas para hacer el mantecado en la thermomix y otras mil y una filigranas. ¡No os compliquéis! Seguid la receta que os indico por escrito o en el vídeo y veréis lo rápido, fácil y sencillo que es.

Dulces «más saludables» si los hacemos en casa.

Como ya sabéis, en Cocina Fetén intentamos hacer recetas ricas y sabrosas, pero también nutritivas y saludables. Respecto a los dulces, siempre digo que hay que comerlos con moderación, pero que no hay por qué evitarlos por completo. Eso sí, siempre es mejor hacerlos nosotros mismos en casa para controlar la calidad de los ingredientes, evitar aditivos industriales y un exceso de grasas saturadas, y controlar la cantidad de azúcar añadida. De esta forma, podemos disfrutar de vez en cuando de un delicioso postre sin que nuestra salud se resienta.

En el caso de la receta de hoy, hay que usar una grasa y azúcar. La grasa es imprescindible, ya que si no, no sería un mantecado. Para hacerlo un poquito más saludable, usad una mantequilla sin sal.

En cuanto al azúcar, yo siempre intento usar la menor cantidad posible en todos mis postres. Sin embargo, en el caso del bollo de Pascua de Avilés estamos elaborando un bizcocho pesado o bizcocho cuatro cuartos. Es decir, debemos usar la misma cantidad de cuatro ingredientes (siendo cada uno de ellos, un cuarto; de ahí el nombre): huevos, mantequilla, harina y azúcar. Si usáramos una cantidad menor de alguno de los ingredientes, no conseguiríamos la textura adecuada y puede que ni siquiera consiguiéramos ligar los ingredientes. Por lo tanto, no vamos a poder evitar usar una cantidad considerable de azúcar, tanta como pesen los huevos que utilicemos. Así que, como siempre, disfrutad el bollo, pero con moderación, tanto por la grasa como por el azúcar.

El toque personal: un glaseado diferente.

Además, no olvidemos que el mantecado lleva un glaseado por encima, aunque vamos a intentar hacerlo con la menor cantidad posible de azúcar, pues el mantecado ya está dulce por sí mismo y solo se trata de añadirle una textura diferente.

Suele hacerse con una mezcla de azúcar glas y agua, pero vamos a innovar un poco y a hacerlo con zumo de limón en lugar de agua. Os aseguro que le da un toque único que potencia el sabor del mantecado y lo convierte en una delicia aún mayor.

Mantecado de Avilés tradicional o bollo de Pascua apto para celíacos.

Aunque, como decíamos, no vamos a poder modificar la cantidad de cada ingrediente, sí que podemos modificar el tipo de harina a utilizar. Lo habitual es emplear harina de trigo floja (la normal), pero podemos conseguir una textura aún más suave y facilitar la esponjosidad sustituyendo parte de la harina de trigo por maicena (harina de maíz). Podemos utilizar la mezcla que queramos, pero la cantidad de maicena nunca debe superar el 50%, ya que la masa no tendría la consistencia suficiente, no ligaría y el mantecado no tendría cuerpo.

En el caso de celíacos, hay que sustituir totalmente la harina de trigo por una mezcla de harina de maíz (maicena) y de cualquier otra que no tenga gluten pero dé cuerpo al mantecado, por ejemplo, de arroz. La textura del bollo no será exactamente la misma, pero estará igualmente delicioso. El resto de ingredientes se puede mantener, así como la forma de elaborar la receta.

Mantecado de Avilés tradicional o bollo de Pascua sin moldes especiales (en plum-cake).

Finalmente, comentaros que podéis comprar los moldes para hacer el bollo de Pascua de Avilés en cualquier ferretería o bazar de la comarca. Pero no son imprescindibles en absoluto, por lo que no os preocupéis si no los tenéis al alcance.

De hecho, yo no los tengo porque, como sabéis, me niego a tener un exceso de cacharros en la cocina («Lo imprescindible para cocinar: las cacerolas»). Debemos tener lo mínimo e imprescindible, máxime cuando el mantecado queda perfecto en cualquier otro tipo de molde. Yo lo he hecho en un molde de plum-cake y queda espectacular. Podéis ver el resultado en el vídeo: una textura perfecta, suave y agradable, y un sabor intenso y único.

En concreto, yo he utilizado el molde de plum-cake de 20 centímetros de longitud que os muestro en los siguientes enlaces de afiliado de Amazon. Es ideal para todo tipo de recetas dulces y saladas, así como para elaborar pan. Yo llevo usando cuatro de estos moldes desde hace dos años para hornear cada semana varios panes y aún siguen perfectos, como el primer día. Tanto pinchando en la foto como en el enlace podéis acceder a la página de Amazon para comprobar las características del molde y, si lo deseáis, adquirirlo.

Molde plum-cake para mantecado de Avilés o bollo de Pascua.

Enlace a Amazon: https://amzn.to/3l6nQJy

¿Queréis saber cómo se hace el mantecado de Avilés tradicional o bollo de Pascua? ¡Pues vamos ya con la receta!

Espero que os guste y que sigáis leyendo mis entradas nuevas y las ya publicadas. Recordad que podéis contactarme a través de los comentarios y suscribiros para recibir puntualmente las nuevas entradas. También podéis seguirme en las redes sociales (Facebook, Twitter y YouTube).

Imprimir
5 de 5 votos

Bollo de Pascua o Mantecado de Avilés

receta tradicional asturiana
Mantecado de Avilés tradicional o bollo de Pascua
Preparación15 minutos
Cocción45 minutos
Tiempo total1 hora
Nº de raciones: 8 (900-1000 gramos)
Coste por ración: 0,37 (3,00 €/kg)
Autor: Rubén Durán

Ingredientes:

  • La base para calcular la cantidad de cada ingrediente es el peso de los huevos (con cáscara) que vamos a utilizar. Y el número de huevos depende del molde en el que vamos a hornear el mantecado. En esta receta, vamos a utilizar un molde de plum-cake de 20 centímetros, así que 4 huevos es lo adecuado.

Para el mantecado:

  • 4 huevos (pesarlos con cáscara) (a temperatura ambiente)
  • Azúcar (el mismo peso que los huevos)
  • Mantequilla (el mismo peso que los huevos) (a temperatura ambiente)
  • Harina de trigo (floja o normal) (la mitad del peso de los huevos) (ver nota 1)
  • Maicena (la mitad del peso de los huevos) (ver nota 1)
  • 1 punta o cuchara de café de sal

Para la glasa o cobertura (ver nota 5):

  • 50 gramos de azúcar glas (ver nota 6)
  • 1 cucharada (15 ml) de zumo de limón

Nota para celíacos:

  • Sustituir totalmente la harina de trigo por cualquier otra que no tenga gluten pero dé cuerpo al mantecado, por ejemplo, de arroz. Una buena proporción es 50% de maicena y 50% de harina de arroz. La textura del bollo no será exactamente la misma, pero estará igualmente delicioso. El resto de ingredientes se puede mantener, así como la forma de elaborar la receta.

Elaboración:

  • Sacamos los huevos y la mantequilla de la nevera al menos dos horas antes para que estén a temperatura ambiente cuando vayamos a usarlos. De esta forma, será más fácil emulsionar los huevos y la mantequilla estará en pomada (ver nota 2), todo lo cual permitirá conseguir un mantecado más esponjoso y ligero.
  • Cascamos los huevos en un bol y añadimos el azúcar y la sal. Batimos con varilla eléctrica hasta que la mezcla aumente entre dos y tres veces su volumen. Para facilitar esta tarea, mantenemos el bol al baño maría (ver nota 3). Una vez que la mezcla se vuelve densa y espumosa, podemos sacar el bol del baño maría.
  • En otro bol, troceamos en dados la mantequilla en pomada y batimos con varilla eléctrica para hacerla fluida (no líquida) y que la podamos mezclar más fácilmente. También se puede hacer con varilla manual, aunque costará un poco más. Para facilitar la tarea, podemos aprovechar el baño maría anterior y meter en él el bol de la mantequilla.
  • Añadimos la mantequilla a los huevos y mezclamos hasta que todo esté bien integrado. Hacedlo con suavidad y movimientos envolventes, evitando que se rompan las burbujas de aire que hemos conseguido atrapar al batir los huevos, que es lo que nos permitirá obtener un mantecado esponjoso.
  • Agregamos la harina y la maicena por tandas, tamizándola sobre la mezcla con un colador de malla fina y removiendo bien hasta que quede incorporada y sin grumos, de nuevo suavemente y con movimientos envolventes.
  • Precalentamos el horno a 170 ºC durante 15 minutos.
  • Mientras tanto, volcamos la mezcla con cuidado en un molde de plum-cake de 20 centímetros previamente engrasado o forrado con papel sulfurizado (de hornear) (ver nota 4) y lo introducimos en la parte baja del horno a 170 ºC con calor arriba y abajo (sin función ventilador o turbo) durante unos 45 minutos, aunque esto puede variar en cada horno, por lo que debéis vigilar que no se queme la superficie del mantecado y que antes de sacarlo esté hecho por dentro (que al introducir un cuchillo o palillo, estos salgan limpios).
  • Apagamos el horno y dejamos el mantecado en su interior unos 15 minutos más y sin abrir la puerta para que termine de hacerse con el calor residual.
  • Sacamos del horno y dejamos que se enfríe dentro del molde (unos 15 minutos), evitando así que se reseque.
  • Una vez frío y desmoldado, mezclamos azúcar glas y zumo de limón y removemos hasta que el azúcar se disuelva por completo (ver nota5). Con una cuchara, vertemos la mezcla por encima del mantecado hasta que quede cubierta toda la superficie, dejando que caiga por los laterales. También podemos utilizar una brocha. Finalmente, decoramos con lo que más nos guste (bombones, huevos de chocolate, lacasitos, etc.).
  • Para conservar el mantecado perfectamente y sin que se reseque, podéis cortarlo en porciones y guardarlas en bolsas herméticas de congelar. Pero debéis esperar a que esté frío por dentro.

Notas:

1. La cantidad total de harina debe ser la misma que el peso de los huevos. Teniendo esto en cuenta, se pueden utilizar distintas proporciones de harina de trigo y de maicena. La maicena permite conseguir una textura aún más suave y facilitar la esponjosidad. En esta receta, vamos a utilizar la mitad de harina de trigo y la mitad de maicena, pero se puede variar la proporción. Eso sí, la cantidad de maicena nunca debe superar el 50%, ya que la masa no tendría la consistencia suficiente, no ligaría y el mantecado no tendría cuerpo.
En el caso de celíacos, hay que sustituir totalmente la harina de trigo por una mezcla de harina de maíz (maicena) y de cualquier otra que no tenga gluten pero dé cuerpo al mantecado, por ejemplo, de arroz. La textura del bollo no será exactamente la misma, pero estará igualmente delicioso.
2. La mantequilla pomada (o en punto pomada) consiste en conseguir que esté blanda, pero sin que llegue a fundir. Para ello, basta con dejar la mantequilla unas horas a temperatura ambiente, pero también se puede acelerar con el microondas si se os ha olvidado y la mantequilla acaba de salir de la nevera. En este caso, hacerlo a potencia mínima y controlando cada pocos segundos el estado de la mantequilla; no debe fundirse, solo templarse y volverse como plastilina.
3. Aunque no es imprescindible, el baño maría nos permite acelerar y facilitar el montado de los huevos, sobre todo si están recién sacados de la nevera. Veréis que montan rapidísimo y con menos esfuerzo. Además, para hacer el baño maría no es necesario mantener el agua en el fuego; es suficiente con introducir el bol en otro cuenco que contenga agua muy caliente directamente del grifo o calentada en el microondas sin llegar a hervir. El agua debe estar en contacto con el recipiente donde vamos a batir los huevos, pero no debe sobresalir.
4. Para que el mantecado no se pegue al molde, podéis untarlo con mantequilla (tanto la base como las paredes), pero yo prefiero forrarlo con papel de horno para evitar grasas innecesarias. Para que el papel se adhiera bien al molde, mojadlo con agua.
5. Normalmente, la glasa se hace con agua y una gran cantidad de azúcar, convirtiéndose el glaseado en una costra dura y blanca. Pero como el mantecado ya tiene una cantidad importante de azúcar que no podemos modificar para mantener las proporciones de los cuatro ingredientes principales y conseguir la textura adecuada, hemos optado por reducir la cantidad de azúcar del glaseado. Aunque la mezcla que os proponemos os parezca demasiado fluida, se acabará solidificando y formará la costra, aunque algo más delgada y transparente. Eso sí, al hacerla con zumo de limón, os aseguro que os encantará su sabor, dándole un toque único y sorprendente al mantecado.
De todas formas, recordad que podéis hacer el glaseado con agua y azúcar en las proporciones que más os gusten en función del dulzor y la cantidad de costra que deseéis. Y, por supuesto, también podéis mezclar azúcar, agua y zumo de limón libremente. Dadle vuestro toque personal.
6. Si no tenemos azúcar glas, podemos utilizar azúcar normal y molerlo en el molinillo eléctrico.
Logo Cocina Fetén


Compártelo en:

4 comentarios en “Mantecado de Avilés tradicional (bollo de Pascua)”

  1. 5 stars
    Para no ser de Asturias, tu receta ye buenísima, enhorabuena Rubén de las mejores recetas del bollu de Pascua ( Mantecado Imperial de Avilés) que he visto en las redes.

    1. 5 stars
      Jajaja, todo lo bueno se pega, y lo asturiano, más.
      Me alegro de que te haya gustado la receta. ¡Que disfrutes las fiestas del Bollu! Aunque no sean como las de todos los años.
      ¡Muchas gracias por tu comentario! Un saludo.

  2. 5 stars
    Receta muy bien detallada y bastante completa, con que gusto has tratado una receta tradicional asturiana, es una gozada ver cómo lo preparas.
    Voy a hacerlo pronto me apunto la recta.
    Gracias por compartirla y sigue así con el blog.

    1. 5 stars
      Muchas gracias, Cecilia. Me alegra saber que te han gustado el vídeo y la receta. Es muy valioso para mí conocer las reacciones de la gente que me sigue, saber si gusta o no gusta el contenido que comparto. Así que gracias mil.
      Ojalá hagas el mantecado muy pronto y me cuentes qué tal te quedó. Y si te gusta este bizcocho pesado, no dejes de probar la versión ligera: https://cocinafeten.com/recetas/bizcocho-base-para-tartas-facil-y-en-6-minutos/
      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




SUSCRÍBETE

No recibirás publicidad, solo las nuevas entradas